12.12.06

Mi Pene y Yo II: los penes no hacen piruetas...

Mientras estaba leyendo las estadísticas de “El Temible Coco” con la ilusión de que no hubieran decaído las entradas al blog procedentes de los fans incondicionales de la página oficial de Alcaeda, me fije en una persona que llegó al temible, tras haber realizado la búsqueda de Piruetas con el pene en Google.

En mi afán de encontrar un nuevo significado a la unión de las palabra pirueta y pene,y poder contárselo con cierta ilusión a Pequeña Coco puesto que cuando se me pone tiesa y no hay quien la mueva, encontré en uno de los muchos resultados de la búsqueda, un foro donde había un pequeño artículo sobre las fracturas de nuestro miembro. ¡Ojo Chicas!, aunque no lo admitan, todos sabemos que han llegado a leer hasta aquí, así que tomen nota de lo que “no se debe hacer con lo que denomináis Play Station del varón”...

[]“Esta urgencia urológica, caracterizada por la rotura de los cuerpos cavernosos del pene en erección, se produce sólo en el momento del coito por un movimiento brusco. Si bien no es frecuente, pues ocurren de uno a dos casos por cada 100 mil habitantes, es un problema que exigen atención inmediata. El dolor ocasionado por la fractura de pene es sumamente intenso.

Como la erección se logra cuando la sangre llena los cuerpos cavernosos, cuando una fractura de este tipo hace acto de presencia, muchas veces está acompañada de un sangrado interno inmediato. Este accidente es visible, pues el color del pene cambia del común rojizo al azuloso y se deforma, dado que empieza a acumular la sangre entre las paredes que lo componen.[]

Para los no iniciados no confundáis ese color azuloso, con el término: “la tengo morzillona”

La mayoría de las lesiones peneanas ocurren cuando:

1.- En el acto sexual se incorporan posiciones forzadas como la del "jinete", donde la mujer monta al hombre.

Es decir, chicas no hay que bailar el Ale Ale Ale de Ricky Martin sobre nosotros ni saltar en exceso, que como se doble el tema, ni tú ni yo (ya nos entendemos).

2.- Por la penetración forzada sobre el pubis o el periné de la pareja.

Hombre... así visto, va a ser que nosotros si que tenemos algo de culpa en este tipo de fracturas.

3.- Por la falta de acierto al penetrar a la pareja sexual, lo cual ocasiona que el miembro choque con una pared vaginal y se flexione.

¡Dejadnos encender las luces coño!, que no es por morbo, sino por seguridad. Además la incorporación de algún espejo retrovisor tampoco vendría mal, por seguridad claro.

4.- Cuando el paciente se masturba y maneja con brusquedad el miembro.

Paradójico Coco, abstente de tocarte, cuando salga alguna nueva distribución de Linux.

Desde el Temible quiero recomendar de todo corazón, abstenerse de darles a ellas el control y/o sujetarlas bien si se nos ponen encima, no nos vayan a desgraciar, además desde ahora encender las luces siempre,aunque ellas se quejen, si lo hacen es porque no os quieren, lo importante es que tu Superman nunca se acerque a la criptonita y muera.

2 Comments:

Blogger el temible coco said...

MIERDA! Cuando se pone azúl, deformado y duele mucho, hay que ir al médico?!?!?!?

11:46 a. m.  
Anonymous taquicuapinpan said...

Ya me parecía a mí que al "rojizo" (y no al azulado coco) no le llegaba bien la sangre a la "cabeza".

10:59 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home